¿Qué hace un presidente inaugurando obritas que en total suman siete millones y medio de soles?

* Ollanta en Punchana: secuestrado por autoridades cuestionadas

*¿Piensa que así levantará su alicaída popularidad y la de sus aliados Vásquez Valera e Isla Rojas?

Ollanta en Punchana?

Ollanta en Punchana?

El presidente Ollanta Humala Tasso, estuvo hace unos días en Iquitos inaugurando tres obritas valorizadas aproximadamente en siete millones y medio de nuevos soles en total, ubicadas en el distrito de Punchana. Se trata del mejoramiento de las calles 11 de mayo – Malvinas, Pasaje Cajamarca y Las Castañas. Las obras fueron hechas por convenio entre el Ministerio de Vivienda y la municipalidad de dicha jurisdicción. Los ejecutores fueron: empresa ALVIME E.I.R.L. (gerente: Alvarino Vílchez Mendoza) L & M (Miguel Ángel Avilés García); y JARSA CONTRATISTAS GENERALES (del ahora candidato al Gorel Jorge Foinquinos).

Siempre que ha venido a Loreto un presidente de la República, desde Juan Velasco, pasando por Morales Bermúdez y el mismo  Belaúnde Terry, era para anuncios trascendentales o poner en funcionamiento algo que tuviera fuerte gravitación en la vida de esta parte del país.  Sin embargo, Ollanta viene a cada rato, pero sólo para hacer ver el padrinazgo con Yván Vásquez, y andar con el hoy conocido “repartija” Isla Rojas, quien tuvo un paso sepulturero por el Congreso.

El pueblo no quiere presidente que usted venga solamente para avalar a los mencionados y sus presuntos actos de corrupción, lo que los loretanos exigen es que usted disponga lo conveniente para que los recursos públicos sean bien utilizados y quienes lo dilapiden y malgasten pues sean sometidos a juicios correctos, para luego imponérseles sanciones ejemplares de tal manera que nadie más se atreva a robar descaradamente al pueblo.

No puede ser señor presidente que usted acepte venir para inaugurar obritas en Punchana, las mismas que han sido ejecutadas mayoritariamente por gente de no muy solvente trayectoria (como lo demuestran las obras mal hechas y abandonadas a su suerte). Estamos seguros que aquellas pistas, en unas cuantas semanas, estarán destartaladas porque –como repetimos—las trayectorias de los constructores no permiten avizorar nada bueno.

Pero algo que no pasa desapercibido es que usted, señor presidente, viene a Iquitos luego de haber cancelado su visita para la Expo Amazónica, porque no quería precisamente exponerse a la reverenda repulsa por avalar a Vásquez Valera.  Pero como se da cuenta que los sondeos de opinión le muestran abajo, se arriesga en venir a Punchana y luego al Lote 95 en Bretaña (Requena), engañándose usted mismo presidente, pretendiendo darse un baño de popularidad que en verdad le resultará un boomerang.  Todo el mundo sabe en esta parte del país que usted avala a Yván Vásquez (ya dio pase para el gran tren y la hidroeléctrica) y también al gran traidor de Loreto Víctor Isla Rojas.

No se engañe señor presidente, las malas compañías terminarán arrastrándole al fango de la irreversible desgracia política.